Lejos de todo escucho a mi corazón, no hay intoxicación del mundo del mundo exterior tan sólo siento vibrar las paredes de mi interior.

Cada fibra de mi cuerpo explota de emoción cuando mi mente deja salir tu nombre y logra invadirme el ser, como si fluyera por mi sangre recurriendo cada parte…